jueves, 20 de junio de 2013

One week later: GP de Fórmula 1 de Canadá.






“CANADIAN PACIFIC”







Así se llama la compañía de los ferrocarriles canadienses, CP, y los trenes son de longitudes kilométricas y de color rojo como los Ferrari, como los toros de Red Bull, los que están pintados en las latas, que los otros ya sé que son azules. En la bandera de la nación hay una hoja roja de “maple”, que claro está significa arce, pues allí los hay por millones y de dónde sacan un rico sirope o jarabe para postres, así como miel. Por ser “roja” lo es hasta la policía canadiense, que va vestida de ese llamativo color y se llama “montada”, pues suelen utilizar el caballo, bonita “bestia” cuadrúpeda.


Sin embargo el circuito Gilles Villeneuve está en Montreal, provincia de Quebec, en el lado Atlántico, localizado en una isla, la de Notre-Dame junto al rio San Lorenzo; un lugar sin duda un tanto atípico para colocar una pista de carreras en vez de un triángulo de regatas o un canal de remo, aunque creo que por allí se montó algo así para los juego olímpicos de 1976, aquellos con boicot africano incluido.


Policia montada de Canada. Foto; teinteresa


El animal típico del país es el ALCE, que no es de pelaje rojo sino marrón y lucen importantes cornamentas. Allí se comen “tourtieres” o pasteles de carne, salmón por kilos, beben cientos de litros de cerveza al año por persona y tienen uno de los estándares de bienestar más elevados del mundo. Contentos seguro que “andan”. 

El sábado se estrenó con chaparrón, bastante “Pacific”, venido del Atlántico que está muy cerca, intermitente, que iba y venía, que no desaparecía, que aparecía cuando quería el muy modorro. Y vimos como los Mercedes corrían bien bajo el agua, Vettel “patroneaba” en plan líder, un Williams despuntaba, Massa volvía a destrozar otro “cavallino” y Alonso salvaba la camisa, mejor “el mono”, colocándose 6ª.


Canadá 2013, libres2. Foto; Google


Cuándo el semáforo se puso en verde el domingo, tarde ya avanzada en España, todo transcurrió extrañamente tranquilo a pesar de que los primeros giros en Canadá suelen “dar para hablar” entre la afición, pues los pilotos “suelen darse” algún que otro toque dadas las estrecheces de la pista, por lo revirado del circuito, y no fue hasta la vuelta 7 cuando Maldonado, como siempre, rompió su endplate delantero bajo el difusor de Sutil, el hombre “del piano”, el que tiene teclas.

Bottas que salía 3º perdía 4 plazas en esas vueltas y Raikkonen le quitaba las pegatinas a Ricciardo en la vuelta 12, demostrando que los Toro Rosso, mejor decir Red Bull II, no propulsan igual que sus “astados” hermanos mayores, dado que tienen motor Ferrari quizás también del “tipo II exclusivo” para ellos.


Valtteri Bottas-Canada 2013. Foto; amazonaws


Ya en el giro 31, Nico Rosberg era rebasado por Webber y Alonso, mientras Van der Garde en la 37, no veía al australiano al ser doblado y le dejaba seriamente dañada su ala delantera. Así Alonso superaba fácilmente a Mark en la 42 y pasaba a puestos “de cajón". Di Resta demostraba que los Pirelli podían durar 56 vueltas ni más ni menos, eso sí, con lo que ellos llaman “compuesto duro” y sin que el piloto les dé demasiada “caña”, haciendo casi una “conducción económica” pero no con vistas a ahorrar combustible, sino goma.

Finalizando la prueba Fernando adelantaba a Hamilton, giro 63 y ascendía a la 2ª plaza, algo quizás impensable según lo visto en los entrenos del sábado. Así pudimos ver el podio con VET, ALO y HAM, este último poco entusiasmado en la ceremonia del champan, puede que por el rendimiento final de su coche o quizás por ver de nuevo como entrevistador a Eddie Jordan, personaje “curioso” donde los haya, y si no que se lo pregunten a Pedro de la Rosa y Repsol cuando le tuvieron que sufrir en el equipo Jordan Mugen-Honda Benson&Hedges (1 y 2).


Bandera con maple-arce. Foto; wallpappers


Así que fue un GP “Pacific”, un gran premio un tanto “tranqui” por el paseo marcial de Vettel, por los pocos incidentes vistos en la pista, salvo claro está, los adelantamientos de Alonso que le hicieron ascender esas cuatro plazas para no descolgarse en exceso en número de puntos de su rival alemán.




P.D. Según la revista italiana Autosprint, Red Bull podría estar utilizando un sistema ILEGAL para el control de tracción de sus monoplazas, vistas las imágenes del incidente entre Webber y Giedo Van der Garde (3).



"Un tipo genial, PDLR"

© Sammas


EMD SD60. Foto; John Rice
 

miércoles, 5 de junio de 2013

Mónaco, siempre será Mónaco





“El encierro de MÓNACO”

Mónaco, curva Loews. Rudolf Caracciola. Foto; ClubF1


Un gran premio lleno de barreras, pero metálicas en filas de dos, tres o cuatro, llamadas entonces guardaraíles. Y los toros corriendo por allí, los Red Bull, los Toro Rosso, cuatro toros, CUATRO, a las 14h del domingo, anteriormente rodando el jueves en los libres, que los viernes corren los adinerados, los de la abultada chequera, aunque solo neófitos del motor, ricachones manazas y el sábado en entrenos, con tiempo variable, algo cambiante, con el sol oculto. 

Y el resto de “los mozos”, otros 18, subidos no en las barreras, tampoco a la espera "chiqueteando" en figones y tascas, ni entonando cánticos a San Fermín, no al inicio de la cuesta de Santo Domingo, a las 8h en punto de la mañana, para luego pasar frente al Ayuntamiento, corriendo hacia el curvón que les llevará a enfrentar la calle Estafeta, finalizando en “Telefónica”, rumbo a la plaza, al ruedo, si no arrancando hacia Sta. Devota, subiendo Beau Rivage, bajando por Mirabeau, girando en Loews, afrontando el túnel, “chicaneando” junto al puerto, a  la piscina y terminando por girar en la Rascasse y Anthony Noghes, en sus bonitos bólidos llenos de pegatinas, con los alerones a tope de carga, de ala, de downforce. 


Recorrido San Fermín. Pamplona. Lainformación.com



Y como “cabestros” el Safety Car, abreviado “SC”, uno muy plateado como también lo son los coches médicos, todos con estrellas en el frontal, y las muchas grúas de colores, pero distintas a las vistas por miles en Valencia, España, con los comisarios y sus distintas banderas en la mano, al igual que los mozos pamplonicas con el diario de la mañana y los pastores con las varas, los dobladores con el capote rosa, debiendo poner orden dentro “de la manada”, que suele haber mucho loco, mucho "pirao inconsciente", con la adrenalina por las nubes, que se dispersan a veces dentro de la marea humana enfebrecida, por  algún morlaco retrasado, chicane móvil lo llaman en los F1.


Circuito de Mónaco. Gráfico; lh6.ggpht


Y la gente del principado no de blanco, mucha gente, y tampoco con el periódico en mano y pañuelico rojo al cuello, válgame Dios que cosa tan rural y ordinaria, sino de marca, de caras y prohibitivas marcas, con altos tacones ellas, de alta costura todos/as. Y una pregunta que algunos se hacían, ¿y el americano Ernest Hemingway? Pues nunca se le esperó, pues no era su estilo, no le gustaban estas “bestias”, me refiero claro está a las que tienen ruedas con neumáticos de caucho, o eso dicen, dado que le gustaban "otras fiestas, con espadas", arena y sangre, esta también "red de un bull".


Recorrido GP de Mónaco. Gráfico; Fórmulaf1


Y empezó puntualmente la carrera, la de coches, y Adrian Sutil que dicen toca el piano, el que tiene teclas y cuerdas, abrió la hoja de incidentes, que afortunadamente no la enfermería, con un “toque” a Giedo Van der Garde y el venezolano Maldonado mientras tanto por libre. Luego Charles Pic y la “barbacoa” de su Caterham recién “tornada la Rascasse”, algo muy poco glamuroso por allí, pues son más de caviar, ostras y champan Moët & Chandon en la vuelta 10, que salió de su coche perseguido por las llamas, a punto de quemarle las posaderas, mientras los profesionales comisarios dejaban el canapé por un instante y le daban al extintor.

HAM y HUL entre las barreras. Fotos; wordpress y F1alDía



Luego siguió el SAFETY aunque no sabemos para qué, lap 31, causado por Felipe Massa y su rara tendencia a “aparcar en línea”, la del guardarraíl, su coche rojo con el bonito “cavallino rampante” en el frontal, en la curva de Sainte Devote, dos veces, sábado y domingo tras sonoro trastazo, que muchos pensamos que quería pedir la residencia en el pequeño país, hace tiempo nido de malhechores, de tanto trabajo que dió a las grúas, a las asistencias.

Y una vez retirado el buga otra vez y puesto un collarín al brasileño, Charlie que no Charlice, "la Theron", que suena parecido, el Whiting con el pelo blanco y no rubio, y que manda mucho por allí, por las pistas del mundo, ordenó sacar el "SC" y claro está benefició al de siempre, al "niño de Heppenheim" que andaba hasta entonces tercero sin incomodar a Hamilton que perdió ahí dos plazas, mientras Bernd Mayländer daba vueltas con su Mercedes lleno "de luces", pero en el techo, no en el traje, 7 largas vueltas sin motivo alguno, mientras que en el "respetable", el de las gradas, alguno se palpó los bolsillos por si acaso y otros empezaron a pensar en cambiar de ubicación, de buscar "the exit" más cercana, pues confundieron al brillante coche de "las rotativas" con uno de "la madera" monegasca, llamada allí POLICE como el grupo musical. Y es que dicen que estas gentes dada su historia pasada de piratas y corsarios, no suelen hacer prisioneros. 


Mónaco. Police. Fotos; 20minutos y Fgogil



Y más tarde Pastor, nada de curas u ovejas, Maldonado me refiero, subido en el Williams número 16, que se había quedado "con las ganas” de probar el entablonado metálico, fue arrinconado por el Marussia de Chilton y destrozó hasta las protecciones del circuito, resultando obstruida la pista, así que Red Flag, stop, detenida la prueba para despejar la pista, atemperar los ánimos, cambiar de paso los neumáticos, las gomas, "the tyres".

Y una vez reiniciadas “las carreras” por el principado, otro SC en la vuelta 63, pues el bueno de Romain Grosjean, y no digo en que especialidad destaca, “alcanzó” de lleno, por decirlo en plan suave a Daniel Ricciardo, dejándole el coche para el arrastre, siniestro total, sin una pieza sana, que ni Teo Martin puja por ese montón de chatarra, negocio ahora llamado “auto recycling”.

Sergio Pérez tuneleando 2012. Foto; F1alDia


Y para finalizar “la faena”, para muchos “una putada”, el mejicano Sergio Pérez fue "dando besos” a todo lo que se le ponía por delante, en medio, de lado, etc. Así su compañero de Woking, Jenson Button, Fernando Alonso y luego el finlandés Kimi Raikkonen, sufrieron su visita, hasta que el “carro” del mejicano dijo “basta”, “no mas wey” o "hasta aquí llegué mano” de tanto trastazo, golpetón, maltrato. Al caer la bandera a cuadros ganó ROS seguido de VET, WEB, HAM y SUT en las cinco primeras posiciones.

Luego claro está, con todo finalizado, con los toros ya en el corral, con los mozos ya en la plaza, aquí llamados boxes, Kimi, el hombre que vino del hielo, lugar también de buen vodka que puede ser ingerido a temperatura ambiente y que se encontraba algo encendido, raro en él, de tanto mamporro sufrido a cargo del “manito”, dijo que quizás "el jovenzuelo pecoso del dorsal 6 de McLaren, necesitaba un par de guantazos, de mandobles” para que espabile, tome conciencia de sus actos, sepa por donde SÍ se puede adelantar y por dónde NUNCA habrá hueco.


Pérez, nueva chicane del puerto. Foto; Formula1
Y en el año 2014 y con las “bestias” impulsadas por motores turbo, de nuevo volverá el espectáculo al principado de las ruletas, de las mesas de cartas, de los lujosos casinos, que aunque algo de “mafia” seguro que son, nada podrá compararse con el decían "próximo a estrenar" en Alcorcón, España, traído directamente desde Las Vegas por un viejo proxeneta llamado Sheldon Adelson, gran amigo por cierto de una rubia lideresa”, aunque luego fue que no, que el "viejaco" se fue para Asia.


"Ecos desde los boxes"